EL LADO OSCURO

Este proyecto fotográfico de Pereira se adentra en El Lado Oscuro de la personalidad del individuo, indaga en lo que se oculta tras una sombra, busca nuestro doble, el alma impalpable. Su mirada sagaz, su agilidad para asociar ideas e imágenes le permite ver cosas, escenas, que para otros pasan desapercibidas y que refleja siempre en todos sus proyectos como hemos podido contemplar en anteriores exposiciones.

En El Lado Oscuro retrata la sombra, esa con la que todos hemos jugado alguna vez pero, a la que estamos tan habituados, que olvidamos su eterna presencia. Nítida o velada, pasajera y enigmática, convive con nosotros y nos sigue a todas partes, se sube a nuestro coche, entra en el supermercado, escala rocas, baja escaleras. Años de adiestramiento han conseguido coreografías casi perfectas. Conoce cada aspecto de nuestras vidas, pero no opina, se lo guarda todo. Compañera, confidente. A veces parece retarnos a saltar fuera de su alcance, consciente de que desistiremos. Sabe, que si nos despojamos de ella es porque nos hallamos en plena oscuridad, lo que aterra al hombre; la carencia de sombra es la falta de luz que provoca en nosotros desasosiego, miedo a lo desconocido, a la soledad.